Ante la situación de incertidumbre generada por el deficiente cumplimiento del pacto concertado entre la Federación de Asociaciones de Profesores  -FAPROUASD- y la máxima autoridad de la Academia, como solución al paro de labores de enero del 2017, y la reiteración del llamado a no iniciar docencia por parte del sindicato profesoral, Alianza Académica, movimiento independiente de docentes, servidores administrativos y estudiantes, con más de tres décadas de militancia a favor de los mejores intereses de la Universidad, hace de conocimiento público los planteamientos siguientes:

Primero: reconocemos como legítimo el reclamo de aplicación del aumento salarial del 5%, pactado con las máximas autoridades de la institución, en enero del año pasado, así como las demás demandas contenidas en el acuerdo que puso fin al conflicto.

Segundo: reconocemos, igualmente, la difícil situación financiera de la UASD, la cual depende, casi en su totalidad, de los fondos que provee el Estado Dominicano a través del Presupuesto de la Nación.  En consecuencia, es indudable que la actual asignación de la Universidad no es suficiente para cumplir a cabalidad con su misión.

Tercero: admitimos la presencia de “distorsiones” administrativas que empeoran el creciente déficit financiero –ya “histórico”- que arrastra nuestra Alma Mater. Estos males, ya denunciados por nosotros –y por muchas otras voces más- en innúmeras oportunidades, se resumen en tendencias renovadas al clientelismo y al uso corporativo de la nómina de la UASD, que operan en el sentido de agravar sus ya deficitarias finanzas.  De hecho, uno de los puntos esenciales sobre los cuales se dio el pacto ya referido lo fue el inicio de un mesurado proceso de saneamiento de las estructuras administrativas -y académicas- de la Universidad, el cual, prácticamente, ha devenido en “letra muerta”.

En virtud de todo lo anterior, y en la tesitura de contribuir a la solución más “auspiciosa” del conflicto; aquella  que, al tiempo de impedir la afectación de la masa de estudiantes que no tienen otras oportunidades en materia de educación superior, preserve al sindicato, manteniendo su capacidad de convocatoria, lo mismo que su solvencia moral, hacemos un llamado a las partes en conflicto, a realizar un verdadero esfuerzo de concertación sobre las siguientes bases mínimas:

  • Normalización inmediata de la docencia, tanto en la sede central como en los centros regionales;
  • Apertura, inmediata, de una mesa de diálogo abierta al escrutinio público en la que, además de los representantes de la FAPROUASD y las autoridades, participen los demás sectores afectados, principalmente estudiantes y una representación condigna de los empleados, así como de representantes profesorales no necesariamente sindicalizados;
  • Hacer un llamado -urgente- a las autoridades nacionales (el Presidente de la República) para que se haga representar en dicha mesa por -al menos- un representante calificado;
  • Establecer una factible “hoja de ruta” y un calendario mínimo, durante los cuales se discutirían y se explorarían vías alternativas para la consecución de los recursos que hacen falta para cumplir con reclamos mínimos del sindicato, en consonancia con lo pactado hace un año y reprogramando los demás compromisos financieros (retroactivos, pago a contratados, etc.), en un horizonte temporal razonable, con apoyo y/o conocimiento del Superior Gobierno;
  • Re-establecer las comisiones acordadas, reforzándolas con actores independientes, internos y externos, para todo lo concerniente al inicio –inmediato- del saneamiento universitario.

¡Docencia, saneamiento y diálogo, deben ser las consignas del momento!

Dirección Nacional

Alianza Académica
Fundado el 7 de octubre de 2001

“Por el respeto, la unidad y el fortalecimiento de Alianza Académica y la profundización de los cambios en la UASD”


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *